Información para comenzar a invertir

Las inversiones son el resultado de las metas que tenemos, de cierta manera son un sacrificio que hacemos en el presente para recoger las recompensas en el futuro. En otras palabras, una inversión es un árbol que plantas hoy y que en el futuro te dará sombra.

Los planes de cada persona son diferentes, algunos esperan tener una jubilación perfecta, otros poder enviar a sus hijos a la universidad de su elección, dejarles un legado a su familia y hay quienes simplemente desean que su dinero genere más dinero.

Sea cual sea esa meta, es necesario entender cómo funciona el dinero como herramienta principal para cumplir cualquier objetivo.

Este es un concepto que toda persona debe entender y que al hacerlo logrará sacarle provecho de lo contrario terminará pagándolo.

Al invertir en las acciones de una empresa lo ideal será que compres con base en las perspectivas de la misma, a medida de que conozcas más sobre el modelo de negocio mayor certeza tendrás al invertir.

Muchas personas que intentan participar del mundo de las inversiones lo hacen con la intención o creencia de que podrán recibir rendimientos al corto plazo. Sin embrago, el papel del inversionista es un rol que asumes al largo plazo, deberás tener presente que es un compromiso contigo mismo y que debes mantener el control sobre tus acciones.

Al contar con un portafolio diversificado te estás protegiendo de las irregularidades del mercado. Lo elemental en este caso es descubrir el punto en el que tu portafolio tiene un balance entre un rendimiento y el riesgo, en ese momento encontrarás la estabilidad.

Para esto será necesario que voltees a ver todas las opciones, no es regla el ir con la corriente, muchos inversionistas consiguen cazar acciones en precios muy atractivos, mientras la mayoría se deja llevar por el furor de las masas. Recuerda que las inversiones requieren que dejes las emociones a un lado y que son resultado de un aprendizaje constante.

Enfócate en administrar el riesgo y no en el rendimiento esperado. La mentalidad hace la diferencia entre un inversionista exitoso y uno con suerte.

Para las personas que inician en el mundo de las inversiones a veces es complicado destinar un monto para este proceso, pero debes tener en mente que aunque estés lejos de la meta mientras más control tengas de tus finanzas personales más cerca estarás de llegar.

Romper con los esquemas impuestos es complicado, pero la realidad es que  las acciones han demostrado históricamente que son la mejor manera de asegurar que tu cartera resista la inflación y los gastos, más allá de lo que puedas lograr ahorrando o invirtiendo en instituciones financieras o bancos.

La carrera a la meta inicia desde el primer paso, abre una cuenta y comienza a vivir la carrera de inversionista.

Abrir una cuenta para empezar a invertir